domingo, 10 de septiembre de 2017

ME IMPORTA UN BLEDO

"Francamente, querida, me importa un bledo" le contestaba Rhett Butler a Scarlett O’Hara al final de la película "Lo que el viento se llevó" cuando Scarlett le pregunta a Rhett qué sería de ella si el le abandonaba.
 

Para el castellanohablante medio un bledo es algo poco importante, insignificante, de poco o ningún valor. Esta misma expresión se puede utilizar con otros vegetales, como el pepino, el comino o el pimiento, que mal que bien los conocemos. Es más, un gran blog del sector agroalimentario la lleva en su nombre http://me-importa-un-pimiento.chil.org

Pero, ¿qué es un bledo?
 

Pues, así en genérico es una planta de la familia de las amarantáceas, entre las que se encuentran tanto malas hierbas como especies que se han utilizado como fuente de alimento desde tiempos de los aztecas. Originario de Centroamérica, ha conquistado el mundo entero gracias a sus superpoderes de mala hierba.


 

Seguro que os suena la Quinoa, pues que sepáis que es pariente del bledo. Fuente: Markus Hagenlocher / Trabajo propio, CC BY-SA 3.0.
 
El bledo mala-hierba, el Amaranthus retroflexus en nuestro entrono, es una planta que se desarrolla en verano, con el calorcito. Tolera la sequía y responde estupendamente a la abundancia de nutrientes, especialmente el nitrógeno. Para evitar que las plantas cultivadas le hagan sombra, su tallo crece muy rápido en busca del sol, las sobrepasa y asunto solucionado. Produce muchísimas semillas, capaces de germinar en distintas condiciones.
 

Por si fuera poco, no se puede eliminar tirando de ganado porque puede ser tóxico debido a un exceso de nitrógeno en las hojas; y tampoco con herbicidas porque es resistente a algunos de ellos con diferentes modos de acción, glifosato incluido.

En definitiva, un verdadero quebradero de cabeza para los agricultores. Si será "cochina" esta mala hierba que los ingleses le llaman pigweed.

Así, tan chiquitita, parece hasta inofensiva
Fuente: Bruce Ackley, The Ohio State University, Bugwood.org

Hasta que decide ponerse a crecer
Fuente: Rebekah D. Wallace, University of Georgia, Bugwood.org


¿Y qué ocurre con los bledos?
 

La versión original en inglés de la famosa frase es "Frankly, my dear, I don't give a damn". Traducido es nuestro "me importa un bledo" aunque en inglés suena algo más fuerte.
 

Y es que literalmente "damn" significa "maldición", y los bledos están empezando a convertirse en una maldición para los agricultores de algunos estados sureños norteamericanos, donde se ha llegado incluso a cometer un asesinato por su culpa.

Sería mejor decir que una especie de bledo, Amaranthus palmeri, está en el origen de una lucha entre malas hierbas y herbicidas que ha acabado derivando en un enfrentamiento entre agricultores. Y, para complicar más aún las cosas, los cultivos transgénicos de soja y algodón aparecen como personajes de esta historia.
 

Un bledo planeando su próxima invasión.
Fuente: Howard F. Schwartz, Colorado State University, Bugwood.org

Como ya he dicho el amaranto es una mala hierba que puede llegar a ser muy dañina, especialmente en cultivos de verano de tamaño medio como la soja o el algodón, e incluso en el maíz. Allá por los noventa se crearon las primeras semillas transgénicas de estos cultivos, resistentes al glifosato. Se utilizó con tanta alegría que el amaranto tardó relativamente poco en hacerse resistente a esta sustancia.
 ¿Sabías que el "bledo de Palmer" puede provocar pérdidas en las cosechas de hasta un 91% en maíz y 79% en soja?
Pero las compañías de agroquímicos (Monsanto y BASF en concreto) disponían de un arma alternativa para acabar con el díscolo bledo, el herbicida Dicamba; pero tenía un problemilla, se evaporaba con rapidez y se dispersaba con una tremenda facilidad en el aire, causando graves daños a la vegetación de los alrededores (se estimó que es 75-400 veces más peligroso para plantas no objetivo que el glifosato). 

Pero, para muchos el problema gordo estaba en que la soja convencional es particularmente sensible a su acción, incluso a muy pequeñas concentraciones. Se desarrollaron entonces variedades transgénicas tolerantes al Dicamba a la vez que se trabajaba en una nueva versión del herbicida que no diera tantos problemas.
 

Aquí es donde entran la naturaleza humana. Las semillas se pusieron a la venta antes de que las autoridades dieran vía libre al uso del herbicida que venía en el pack (si, a mi me parece también un sinsentido). El caso es que el bledo seguía haciendo de las suyas, y algunos agricultores que habían invertido mucho dinero en la nueva soja transgénica veían cómo esta planta amenazaba con arruinarles la cosecha. Y desoyendo la advertencia de la casa de semillas y productora del herbicida, decidieron recurrir a la versión antigua del Dicamba, aunque fuera ilegal su uso.  

Y así comenzaron los problemas entre agricultores, que llevaron al asesinato de uno de ellos. Lo que antes se solucionaba de palabra y con pequeñas indemnizaciones entre vecinos, ahora quedaba sin arreglo, ya que una de las partes sabía que estaba haciendo algo ilegal. Se estaba larvando un conflicto en el que los agricultores sólo podían elegir entre dos bandos: los que utilizaban el producto y los afectados por el. 


Plantas de soja afectada por el herbicida Dicamba. Fuente: Universidad de Arkansas.
  
A pesar de las quejas que ya iban llegando y de las advertencias de algunos científicos, varios grupos de presión consiguieron que la EPA (la agencia ambiental estadounidense) aprobara cuanto antes la versión nueva del Dicamba argumentando que los agricultores lo necesitaban desesperadamente para controlar todas esas malas hierbas que el glifosato ya no era capaz de eliminar. Pero como resulta que las prisas son malas consejeras y poderoso caballero es 'Don Dinero', este nuevo Dicamba, aun siendo casi tan malo como el anterior, ya se puede utilizar.

 

Y vaya si se ha utilizado. Según estimaciones ha dañado más de 3.1 millones de acres (12.545 km cuadrados) de soja convencional en al menos 16 estados, algunos de ellos importantes productores de soja. Tanto, que el pasado julio Arkansas prohibió la aplicación del herbicida en lo que quedaba de campaña y aumento las multas por uso ilegal. Missouri y Tennessee han endurecido las normas de uso y varios estados se han quejado a la EPA. Esta incluso ha admitido que se está considerando retirarlo del mercado, lo cual no sería mala idea considerando que ya hay indicios de que el bledo lo ha vuelto a conseguir, ya se han detectado posibles individuos resistentes al Dicamba.


Bledo en un cultivo de soja, dispuesto a resistir  «¡Después de este bañito de herbicida, mañana será otro día!». Fuente: Andrea Morales para el Washington Post.

Y esto es todo, amigos. Así están las cosas. La próxima vez que pronunciéis la frasecita acordaos de la que puede liar un simple bledo.
 

Otras entradas que te podrían interesar:
 

DICHOSAS HIERBAS

¿CUÁLES SON LOS PRINCIPALES CULTIVOS TRANSGÉNICOS?

Artículos relacionados

ME IMPORTA UN BLEDO
4 / 5
Oleh

Subscribe via email

Like the post above? Please subscribe to the latest posts directly via email.

2 comentarios

Tulis comentarios
avatar
11 de septiembre de 2017, 9:53

Pues el articulo es muy interesante, pero la frase es: "Francamente, querida, no me importa". No dice nada de bledos el bueno de Rett ;-)

Reply
avatar
18 de septiembre de 2017, 13:24

¡ Vaya!, hace tanto tiempo que vi la película que le añadí el bledo por constumbre. Y es una pena, porque me había salido un inicio de entrada muy redondo.

Gracias por el comentario.

Reply