martes, 11 de julio de 2017

DICHOSAS HIERBAS...

Este año decidí que, en vista de que no tenía un suministro de agua asegurado sería absurdo poner huerto. Sembraría unas semillas de trigo, avena, yeros y veza que tenía por ahí guardadas, a ver qué ocurría, y con suerte tendría algo de material para enseñar a los niños en las charlas

La idea era que esta primavera y verano tanto el suelo como yo íbamos a descansar. ¡¡Ja!!. Mira que ha sido un año malo, escaso en agua y pródigo en calores, pero al parecer a las malas hierbas no les ha ido tan mal, al menos a algunas de mis viejas conocidas.
 

En una de estas que estaba yo doblando el espinazo para quitar malas hierbas, mi lado biólogo no podía evitar maravillarse de lo bien adaptadas que están las puñeteras para dar por saco al agricultor en general y al hortelano en particular. Así que pensé, ¿por qué no compartirlo?, lo mismo a mis lectores huerteros les resulta útil y todo.
 

El concepto "mala hierba"
Una mala hierba es una planta que crece en un lugar donde se desea que lo haga, ya sea un jardín o un cultivo. Es “mala” no sólo porque no aporta ningún beneficio sino porque además compite con las plantas cultivadas por los recursos del medio - nutrientes, agua, luz y espacio-.
 A menudo estas plantas que actúan como malas hierbas son muy (pero que muy) competitivas. Han desarrollado una serie de estrategias, o superpoderes como le digo a los niños, tremendamente útiles para adaptarse a condiciones adversas, colonizar rápidamente todo el espacio posible y hacerse francamente difíciles de eliminar

 

Pero a veces también son plantas bonitas, sobre todo cuando dan color al campo en primavera - las amapolas, el jaramago o la bolsa de pastor ....- y en muchísimas ocasiones sus defensores recuerdan sus propiedades como plantas medicinales o comestibles para lavar un poco su imagen.
 

Pero si lo que el hortelano pretende llenar la despensa y no el botiquín no le queda otra que mantener las malas hierbas a raya. En esta entrada voy a hablaros de unas cuantas muy habituales, sobre todo en pequeños huertos.

Las de "semillas pegajosas"
 

Esas que, a poco que te descuidas, se quedan pegadas en los guantes, los cordones de los zapatos, los calcetines o cualquier superficie a la que puedan agarrarse. Esta estrategia, denominada zoocoria, consiste en que las semillas se agarran al pelo o lana de los animales para ser transportadas a un lugar más o menos lejano, pero en el que seguro encontrarán nuevos terrenos donde instalarse, similares a su lugar de origen, en este caso huertos o campos de cultivo.
 

En este grupo se encuentra la mala hierba a la que más manía le tengo con diferencia, a la que no le paso ni una, la lagartera o almorejo (Setaria verticillata). Probablemente haya hierbas más dañinas para los cultivos, pero esta individua tiene unas semillas provistas de un diminuto aguijón o gancho que se pega automáticamente a cualquier tejido, no hay manera de quitarlo y aunque lo consigas acaba rascando de mala manera. Afortunadamente este año no han crecido muchas, ya que prefiere los cultivos de regadío.
 

Mucho cuidado con la lagartera, sobre todo cuando ya está seca . Fuente: Stefan.lefnaer - Own work, CC BY-SA 4.0 / Wikimedia
 También tenemos al irónicamente llamado amor de hortelano (Galium aparine) que ha optado por un diseño de semillas, pequeñitas, esféricas y provistas de una especie de velcro que una vez maduras también se pegan que da gusto. Afortunadamente no rascan y se quitan bien, pero aquí se acaban las ventajas: su tacto áspero y pegajoso y su tendencia a apoyarse en otras plantas en busca de luz hace más tediosa su eliminación.

El amor de hortelano, con su tallo y semillitas pegajosas es inconfundible. Fuente: Tom and Susan’s, Pepperell, MA. en http://www.florafinder.com

Las de "efecto lagartija"
 


Vamos, la típica planta que una vez arrancada te crees que has solucionado el problema, y normalmente ocurre más bien lo contrario. Sus tallos se rompen con cierta facilidad pero la raíz, que queda intacta y protegida en el suelo, volverá a formar otro tallo enseguida, con más fuerza si cabe.
 Dos especies típicas que se valen de esta estrategia son la grama (Cynodon dactylon) y el vallico (Lolyum rigidum). Son frecuentes en cultivos de cereales, donde pueden llegar a convertirse en un gran problema si no se controlan a tiempo. 

Los tallos subterráneos de la grama, con sus yemas siempre dispuestas a rebrotar y su capacidad para almacenar reservas, hacen de ella una planta muy resistente, capaces de sobrevivir en situaciones difíciles. Precisamente por ello se utiliza como pasto o en céspedes, ya que aguantan el pisoteo y el pastoreo continuo.

La grama además cuenta con otro superpoder, la alelopatía, en otras palabras, producir sustancias tóxicas o que impiden el crecimiento de otras plantas competidoras. Afortunadamente esta capacidad no es exclusiva de las malas hierbas, también la poseen algunas plantas cultivadas y es un buen motivo para realizar la rotación de cultivos. Pero eso ya lo contaré en otro momento. 

También tenemos a la correhuela (Convolvulus arvensis) que se enrolla sobre los tallos de cualquier planta que levante unos cuantos palmos del suelo y aparte de competir por el agua y los nutrientes, le roba la luz al crecer encima del tallo y las hojas. Eliminar esta planta a mano, aparte de requerir grandes dosis de paciencia y habilidad, es casi perder el tiempo, sobre todo cuando ya está bien asentada y le ha dado tiempo a tejer una profunda red de raíces (de hasta dos metros de profundidad) donde acumular sus reservas; es prácticamente imposible arrancarla de cuajo sin romperla. Por si fuera poco, posee otro superpoder muy útil en los tiempos que corren para las malas hierbas: es resistente a muchos herbicidas.


Correhuela haciendo de las suyas sobre los tallos y espigas del trigo

Y cómo no olvidar a la más "lagartija" de todas, la verdolaga (Portulaca oleracea), aún sabiendo que muchos no la consideran como una mala hierba por sus interesantes propiedades nutricionales y medicinales. Su raíz no es gran cosa, pero su tallo y sus hojas, muy carnosos ellos, se rompen o desgajan con una facilidad pasmosa. Esto, que apenas supone un daño para la planta, le ayuda a extenderse, ya que los trozos sueltos (hojas incluidas) enraízan y crecen con una tremenda facilidad gracias a su súper-metabolismo. Así que a la hora de quitar esta planta hay que andar bien fino con la azadilla (mejor quitarla a mano con el suelo húmedo) si no quieres acabar dispersándola por todo el huerto, y por muy rica que esté en ensaladas, acabar aborreciéndola.
La verdolaga nos indica que el suelo donde crece es rico en potasio, lo cual es una información valiosa a la hora de planificar el abonado. Fuente: Joseph M. DiTomaso, University of California - Davis, Bugwood.org
Las de arrancar de raíz directamente

Aunque ten cuidado, algunas tienen una raíz tan fuerte y profunda que tendrás que emplearte a fondo: los dos pies firmemente apoyados en el suelo y ambas manos agarrando la base del tallo para sacarla enterita de una vez, no vaya a ser capaz de rebrotar.

Como te descuides, el cardo cundidor  (Cirsium arvense) forma unas semillas voladoras capaces de llegar e instalarse en el rincón más insospechado. Fuente: Herbario de la Universidad Pública de Navarra.

Para eliminar a la malva silvestre (Malva sylvestris) hay que emplearse a fondo.
Fuente:  Ian Cunliffe, CC BY-SA 2.0/ Wikimedia.
 
Dejo para el final dos plantas nitrófilas (le gustan los suelos con nitrógeno en abundancia), que son las reinas del descampado por su carácter todo-terreno: los cenizos, ceñiglos o armuelles (Chenopodium album) y el bledo (Amaranthus spp.). El bledo o moco de pavo da para otra entrada; de momento quedaros con que acapara unos cuantos superpoderes que la hacen muy difícil de eliminar.
 

Los cenizos han invadido el huerto.


Al bledo también se le llama moco de pavo, supongo que por la disposisión de sus flores, pero los problemas que da a muchos agricultores no son precisamente “moco de pavo“. Fuente: Robert Vidéki, Doronicum Kft., Bugwood.org
En conclusión, "al enemigo, ni agua"

He dado ciertas indicaciones sobre la mejor manera de mantener a raya las malas hierbas, obviando a propósito la vía más rápidas - los herbicidas - ya que entiendo que muchos dueños de huerto doméstico no tenéis intención de usarlos por muy diversas razones. 

Así que, si descartamos la guerra química, habrá que recurrir a otras armas para ponerle más difícil a las malas hierbas invadir nuestro huerto: usar acolchados y riego localizado, rotar cultivos y eliminarlas cuanto antes, para que las de tallo subterráneo no acumulen reservas y las que producen semillas a puñados no lleguen siquiera a florecer.
 Y dicho esto, me voy al huerto, que mucho escribir y divulgar, pero lo tengo olvidado y me va a tocar trabajar el doble.


Otras entradas que te podrían interesar:










Artículos relacionados

DICHOSAS HIERBAS...
4 / 5
Oleh

Subscribe via email

Like the post above? Please subscribe to the latest posts directly via email.

6 comentarios

Tulis comentarios
avatar
19 de julio de 2017, 22:48

La verdolaga es una bendicion, hay que ser muy necio para considerarla una enemiga.

Reply
avatar
9 de agosto de 2017, 23:22

Hay que tomar en cuenta ademas que no es saludable para el suelo mantenerse sin cobertura. La capa incluso de pequenas plantas ayuda a conservar y desarrollar el suelo mismo y el papel de algunas en fijacion de nitrogeno; interesante de todas formas!

Reply
avatar
16 de agosto de 2017, 13:00

Efectivamente, por eso en cultivos leñosos como olivares, almendros o frutales a menudo se utilizan esas malas hierbas como protectoras del suelo en las franjas de suelo donde no hay arboles plantados. Es la manera más efectiva de proteger el suelo en grandes extensiones. Pero en un huerto se puede recurrir a acolchados, orgánicos si se quiere mejorar la calidad del suelo, a la vez que se evita que crezcan las malas hierbas. Es una cuestión de magnitudes y alternativas disponibles.

Un saludo y gracias por tu comentario.

Reply
avatar
16 de agosto de 2017, 13:19

Jeje, es la "mala hierba" que sale mejor parada de las que he citado. Nunca he llegado a tener demasiadas de ella y las que quito van directas a las gallinas, que se ponen contentísimas. Asi que la verdad es que al menos yo no tengo motivos para llamarla enemiga. Pero bueno, esto ya sabes que va por barrios, o por gustos.

Un saludo y gracias por comentar

Reply