martes, 12 de mayo de 2015

AGRICULTURA EN LA CULTURA: EL ROMANCE DEL PRISIONERO



Que por mayo era, por mayo,
cuando hace la calor,
cuando los trigos encañan
y están los campos en flor,


cuando canta la calandria
y responde el ruiseñor,
cuando los enamorados
van a servir al amor,


sino yo, triste, cuitado,
que vivo en esta prisión,
que ni sé cuándo es de día,
ni cuándo las noches son,

sino por una avecilla
que me cantaba al albor.
Matómela un ballestero;
déle Dios mal galardón.




Una imagen, más o menos, de la época. Tomada de aquí, aunque vete tu a saber...


Este romance es uno de los más conocidos del Romancero Viejo, conjunto de poemas anónimos compuestos durante los siglos XIV y XV.


En esta época la agricultura y la ganadería eran todavía las principales actividades económicas. El paisaje que no podía disfrutar el prisionero posiblemente se compondría de campos sembrados de cereal intercalados por otros sin sembrar para que descansaran (la técnica del barbecho, que ya vimos en uno de los primeros ABECEAGRARIOS) o sembrados con leguminosas.

 
Observando de cerca un campo de trigo, veríamos que de las "macollas" han empezado a crecer hacia arriba los tallos que sostendrán las espigas en poco tiempo. A esta fase del ciclo del trigo, que comienza en cuanto aprieta el calor, se llama "encañado". Aquí podéis ver las fases de crecimiento del trigo. Fuente





El campo estaría llenito de flores silvestres, muchas de ellas asociadas a los cultivos, creciendo tanto en los campos cultivados como en los barbechos; por aquel entonces no había ni tractores con aperos que removieran el suelo, ni  herbicidas para luchar contra las malas hierbas. Las parcelas en descanso o ya cosechadas eran aprovechadas por el ganado ovino, que tenía mucha importancia por aquella época (la famosa Mesta). En esta foto vemos a la clásica amapola, la avena loca, la espiga de otra gramínea que no conozco aún y al cardo cundidor en una esquinita





Por último, aquí tenéis a la calandria, habitante típica de los cultivos extensivos de cereal y pastos naturales. Ilustración e informacióntomada de la página de SEO, donde podéis escucharla vosotros también.



 
El ruiseñor debería contestarle desde la orilla de algún río o arroyo, o desde cualquier lugar cubierto por una espesa vegetación. Y es que en aquella época posiblemente el paisaje agrario sería más diverso que ahora. Ilustración e información tomada de la página de SEO





Y ya para redondear esta pequeña dosis de literatura, agricultura y naturaleza, un poco de música: el Romance del Prisionero cantado por Joaquín Diaz.

Artículos relacionados

AGRICULTURA EN LA CULTURA: EL ROMANCE DEL PRISIONERO
4 / 5
Oleh

Subscribe via email

Like the post above? Please subscribe to the latest posts directly via email.

3 comentarios

Tulis comentarios
avatar
Anónimo
12 de mayo de 2015, 18:31

¡Qué buena idea! Felicidades, Me encanta. Se me han puesto los pelos de punta.

Reply
avatar
Conocer la Agricultura
12 de mayo de 2015, 22:50

Muchas gracias, me alegro mucho. La canción que he puesto en el video la escuchaba yo de chica, así que era cuestión de tiempo...;-)).

Reply
avatar
Anónimo
27 de enero de 2017, 13:03

Pues sí, los pelos de punta.

Reply