viernes, 7 de marzo de 2014

El ABECEAGRARIO: DEHESA




Dehesa pacense en primavera. Fuente: Caridad Castillo.


La dehesa es un tipo de bosque mediterráneo que ha sido modificado durante muchos años por el hombre.

En el, los árboles son abundantes, pero entre todos no llegan a cubrir completamente el suelo. De esta manera puede crecer el pasto (la hierba, para entendernos) suficiente para alimentar al ganado.

Tradicionalmente, la dehesa era un sistema que permitía al hombre aprovechar a la vez los variados recursos que la naturaleza ofrece. En ella se practica la ganadería extensiva, ya que suelen ser lugares donde ni el clima ni los suelos son especialmente favorables.


  • Los árboles (encinas, quejigos y alcornoques) dan bellotas y sombra para el ganado y madera para producir carbón  (indispensable para calentarse hace no tanto tiempo).
  • El pasto alimentaba cabras, ovejas, cerdos, vacas…e incluso bueyes, que eran la fuerza de trabajo principal cuando todavía  no habían llegado los tractores.
  • Al llevar el ganado de una parte a otra este fertilizaba el suelo con sus deyecciones. Así, en los lugares más propicios se podían cultivar cereales.


Actualmente juega en desventaja con las producciones intensivas agricolas y ganaderas, más productivas pero más exigentes también en recursos. Sin embargo nos ofrece unos productos de alta calidad y unos paisajes especialmente bellos, que también tienen una importante demanda hoy dia.
 
La dehesa es la casa del cerdo ibérico de bellota.
Fuente: http://www.covap.es


Como es un paisaje típicamente ibérico no tiene traducción al inglés. Los portugueses también las tienen y allí se llaman “montados”.

Artículos relacionados

El ABECEAGRARIO: DEHESA
4 / 5
Oleh

Subscribe via email

Like the post above? Please subscribe to the latest posts directly via email.

2 comentarios

Tulis comentarios
avatar
11 de marzo de 2014, 11:32

Es una pena que gane la avaricia y sobreexplotación que ofrece el régimen intensivo ante la calidad y variedad de productos que nos brinda el extensivo como es el caso de las dehesas.

Reply
avatar
12 de marzo de 2014, 11:50

El problema de la dehesa hoy en día es que no puede suministrarnos alimentos al ritmo que consumimos hoy en día, especialmente los cárnicos. Seguro que hay ejemplos de dehesas bien gestionadas que son sostenibles no sólo ambientalmente, también económica y socialmente, pero creo que es díficil tal como funciona actualmente la industria agroalimentaria.

En el caso que yo conozco, en las dehesas de la comarca de los Pedroches (Norte de Córdoba) una cooperativa, la COVAP, ha sabido desarrollar un buen número de productos cuyo origen en la dehesa. Seguro que no es la panacea, pero es un motor económico importante que ha permitido mantener un paisaje único y precioso.

Reply