lunes, 20 de mayo de 2013

DE ABEJAS Y NEONICOTINOIDES

La abeja melífera es sólo una de las 25.000 especies de abejas existentes en el mundo. Las enfermedades le afectan sobre todo a ella, pero los pesticidas afectan a todas.


Hace no mucho tiempo dos conocidas plataformas de acción ciudadana lanzaban una campaña para pedir al ministro de agricultura que votara a favor del veto a los pesticidas neonicotinoides. Al poco tiempo de participar recibí un correo que relata esta lucha por salvar las abejas como si de una guerra entre buenos y malos se tratara (en su página puedes ver el tono de la denuncia). Estaba, y sigo estando, a favor de esta iniciativa, pero francamente no me gusta una posición tan sectaria; creo que la realidad es más compleja y que hay que abrir la mente para ver este asunto en una escala de grises, no en blanco y negro, tal como da la sensación que pretenden tanto los activistas como y fabricantes de productos fitosanitarios.


El importante papel de las abejas
 

Todos sabemos del importante papel de las abejas en los ecosistemas - el 80% de las especies de plantas con flores necesitan la ayuda de un polinizador para reproducirse -  y en el desarrollo de algunos cultivos - el 30% de los alimentos del planeta se obtienen gracias a ellas. 
 

La abeja es un insecto fascinante del que cada día se descubren cosas más asombrosas, pero aquí solo quiero destacar la íntima relación que tienen con algunas plantas: al buscar las abejas su alimento en las flores están ayudando a las plantas a reproducirse. Al transportar el polen de una planta a otra permiten la fecundación de las flores y por tanto la formación de frutos.
 

¿Sabías que la contribución anual de las abejas a la agricultura europea está cifrada en más de 22.000 millones de euros?

Para los almendros la abeja es imprescindible. Y en California más, ya que son las responsables de “producir” el 80% de las almendras que se consumen en el mundo, y por tanto generar unos14.000 millones de dólares
 Pero no solo las abejas polinizan cultivos, también hay muchos polinizadores salvajes: abejorros, abejas solitarias, avispas, dípteros, coleópteros, etc., que también son importantes para muchos cultivos. Pero como no producen ni miel ni jalea real, no se les ve con buena cara, sino simplemente como “bichos”. 
 

En los invernaderos es práctica habitual incorporar a la plantilla una colonia de abejas o abejorros, que trabajan polinizando las plantas de su interior.

 

Las abejas se nos mueren
 

A finales de 2006 comenzaron a aparecer colmenas vacías en Estados Unidos, Europa y Asia, fenómeno que se bautizó como Síndrome de colapso de la colonia (o CCD, Colony Collapse Disorder).

Entre los principales culpables “vivos”del declive de las abejas se identificó al virus israelí de parálisis aguda, al parásito unicelular Nosema ceranae, y como no, al acaro parásito Varroa destructor, que para colmo es cada vez más resistente a los productos químicos usados por los apicultores para controlarlo. De todas maneras, existe un estudio en el que tras un análisis del cuerpecillo de estos insectos, se les encontró ADN de más de 30.000 posibles culpables, básicamente virus, parásitos y hongos.

Los científicos suman a las enfermedades dos factores que señalan al ser humano como corresponsable del "declive abejil". Por un lado una mala nutrición, que puede deberse a muchas causas (destrucción y simplificación de hábitats o cambio climático por ejemplo) y por otro la exposición a determinados pesticidas, ya que como insectos que son, les afecta el uso sistemático de estas sustancias.
 

Así que en resumen, y como dicen los castizos, “A perro flaco todo son pulgas”. Pero como el “factor pesticida” tiene un responsable claro al que atacar, las malvadas multinacionales que los fabrican, y también hay cierta base científica, pues ya está, a por ellos.
 


Si quieres saber sobre las abejas y lo que les está ocurriendo, Marla Spivak lo cuenta muy bien en esta charla TED.  



¿Qué pasa con los pesticidas neonicotinoides?

Seamos sinceros, ¿alguien sabía algo de los neonicotinoides en el momento de firmar en su contra?, ¿qué son, cómo actúan, para qué se utilizan? y sobre todo, ¿existen productos alternativos de similar eficacia?. Esa información me faltaba para tener una opinión mínimamente formada sobre el asunto y ninguno de los dos “bandos” me la ofrecía.
 

¿Alguna vez habéis oído o hecho eso de pulverizar plantas con “extracto de colilla de cigarrillo”? Pues sabed que este insecticida doméstico puede ser peligroso para el hombre (en caso de ingestión accidental), y muy poco ecológico, que mata a todo bicho viviente que se asome por los rosales del jardín o las tomateras del huerto. Esto se debe al tremendo poder tóxico de la nicotina: cincuenta veces más que la cocaína, cuatro veces más que el arsénico y sólo la mitad que el curare.
 

Así que, como la nicotina es tóxica para el ser humano, altamente degradable y poco específica para las plagas a las que se pretendía controlar, los fabricantes de pesticidas investigaron hasta dar con una sustancia que tiene el efecto de la nicotina pero menos desventajas. Y así, a principios de los años 90 salieron al mercado los pesticidas neonicotinoides.
 

Se utilizan para proteger los cultivos de la colza, el maíz, el girasol o remolacha azucarera frente a los pulgones y otros insectos chupadores de savia. Se aplican como cobertura en la semilla o como gránulos en el suelo, y así al crecer la planta lo incorpora a todos sus tejidos. De esta manera cuando el bicho se alimenta de savia, estas sustancias presentes en ella interrumpen la transmisión de impulsos entre sus células nerviosas, y adiós bicho.
 

¿Sabías que uno de los nicotinoides, el imidacloprid se utiliza en las pipetas anti pulgas para perros y gatos? Malo para las abejas, bueno para las mascotas.

El problema es que estas sustancias también llegan al néctar y al polen, precisamente el alimento de muchos polinizadores. Si, por las razones que sean, se encariñan con las flores de estos cultivos, al ir libando de una y de otra posiblemente acaben acumulando en su cuerpo una cantidad excesiva de estas sustancias, lo cual se traduce en desorientación e incapacidad para volver a la colmena, o directamente su muerte. O al menos eso es que pusieron de manifiesto dos publicaciones en la revista Science, que estudiaban el papel en el CCD de insecticidas sistémicos neonicotinoides.
Realmente, para tomar la decisión de prohibir estas sustancias la Comisión Europea se basó en un informe sobre los neonicotinoides encargado a la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria. Sus resultados indican que tres sustancias, el imidacloprid, la clotianidina y el tiametoxam, suponen un “riesgo agudo” para las abejas y por tanto recomiendan limitar su uso en algunos cultivos. Aunque en ese mismo informe se reconoce que hacen falta datos para obtener conclusiones más fiables. Así que la Comisión, aplicando el “Principio de Precaución” uno de los principios rectores de la política ambiental europea, decidió prohibirlos parcialmente durante dos años, a la espera de "novedades científicas y técnicas relevantes" al respecto.

 

Quién gana y quién pierde
 

A las industrias fabricantes de pesticidas, que invirtieron tiempo y dinero para desarrollar estos pesticidas ampliamente utilizados, lógicamente la perspectiva de que se los quiten del mercado no les agrada lo mas mínimo.
Así que las quejas frente al veto de los neonicotinoides no se hicieron esperar y enseguida se habló de perdidas: más de cien millones de euros en pérdida de cosechas y como no, de puestos de trabajo. También esgrimieron la insuficiente base científica, el avance en protección al medio y eficacia que suponen esos productos (evitan hacer aplicaciones foliares posteriores, potencialmente más peligrosas) y la contribución del resto de factores que afectan a las abejas.
 

No les falta la razón, pero no hay que olvidar que en España hay muchos otros cultivos que dependen de los polinizadores o se ven favorecidos por su acción: árboles frutales, cucurbitáceas (melones, pepinos, calabazas, calabacines), oleaginosas (girasol, colza), las leguminosas forrajeras (alfalfa, trébol), otros cultivos hortícolas e incluso la vid.
 

Nos han dicho que las pérdidas económicas estimadas que causaría en veto en Europa podrían elevarse a 4.500 millones de euros anuales. Pero, por otra parte se estima en 22.000 millones de euros el coste en pérdidas de quedarnos sin abejas. Ahora bien, considerando que las causas de su desaparición son múltiples ¿ qué parte de ese coste es achacable al uso de dichos pesticidas?.
 

Espero que la ciencia nos ayude a encontrar la respuesta, pero mientras tanto había que tomar una decisión y a mi entender se ha hecho lo correcto; un no temporal y con limitaciones.


Guerra de lobbies en Bruselas. Activistas pro-abejas versus empresas de agroquímicos. Lo que hay que hacer para que le escuchen a uno.  Fuente: NBC news.


Actualización: febrero 2017. 

En principio deberían estar ya terminadas las evaluaciones actualizadas de la EFSA acerca del uso de estas tres sustancias en forma de gránulos o tratamiento de semillas, pero al menos en esta página todavía no están disponiblesAl parecer, estará listo este otoño.

En 2015 se realzó un llamamiento a las partes interesadas para que aportaran la información que creyeran conveniente. En la 2016 EFSA emitió un informe admitiendo la toxicidad para las abejas de estas sustancias cuando se utilizan en aplicaciones foliares. 

Por otra parte, Greenpeace ha renovado sus esfuerzos en este tema, pidiendo la ampliación de la prohibición de otras sustancias utilizadas como productos fitosanitarios, ya que según un estudio encargado por ellos a la Universidsad de Sussex, los daños causados por estas sustancias tienen un alcance mucho mayor, no limitándose a las abejas ni a los campos de cultivo.


Otras entradas que te podrían interesar:







Artículos relacionados

DE ABEJAS Y NEONICOTINOIDES
4 / 5
Oleh

Subscribe via email

Like the post above? Please subscribe to the latest posts directly via email.

6 comentarios

Tulis comentarios
avatar
2 de junio de 2013, 17:36

Si, leí algo de esto hace un tiempo. En la comisión europeo para agricultura han decidido prohibir la fumigación de campos y frutales con algunos productos para salvar a las abejas.

Reply
avatar
Raquel
20 de junio de 2013, 17:57

Si no lo conoces, te recomiendo el documental "More than Honey" de Markus Imhoof
http://www.morethanhoneyfilm.com

Reply
avatar
24 de junio de 2013, 16:36

Muchas gracias por la sugerencia, le he echado un vistazo al trailer y parece interesante.

Un saludo

Reply
avatar
5 de febrero de 2014, 13:43 Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
avatar
10 de marzo de 2017, 11:57

soy un enamorado de las abejas, y ahora que estamos entrando en la primavera, em encanta acercarme a las flores, para ver estas y a los polinizadores www.aceitecsb.es

Reply
avatar
10 de marzo de 2017, 13:11

Es que son unos animales fascinantes. Poco hablo de ellos con la cantidad de cosas curiosas que se pueden contar.

Un saludo

Reply