martes, 16 de abril de 2013

DE VUELTA AL MERCADO





Por fin pude visitar el Día de Mercado en la Casa de Campo.
Se trata de un mercado al aire libre que tiene lugar el primer sábado de cada mes en el recinto de la Cámara Agraria de Madrid,  donde los propios productores de la Comunidad de Madrid venden sus alimentos. Creí que habría poca gente y podría tomármelo con tranquilidad….Pues no, según nos acercábamos a la sede de la Cámara Agraria salía bastante gente con cara satisfecha y bolsas rebosando de verduras y otros alimentos. Cuando llegamos, ya tardecillo, estaba casi “todo el pescado vendido”.

El mercado de productos madrileños se celebra los primeros sábados de cada mes. Tiene tal acogida por parte de madrileños y extranjeros que se me hace poco sólo un sábado al mes.
El éxito de este mercado refleja cómo hemos cambiado los ciudadanos en nuestros hábitos de consumo. Allá por los ochenta y noventa abandonamos el puesto del mercado y la tienda de barrio para echarnos en brazos de las grandes superficies: sus largos pasillos ofrecían miles de productos desconocidos hasta entonces, muy bien iluminadas, sin estrecheces, con todo el género bien ordenadito y comprar de forma anónima sin que el tendero o la vecina te preguntaran por tu vida y la de tu familia, justo ese día que no estabas para nadie.

Ahora somos consumidores bastante más resabiados aunque también hay que decirlo no del todo bien informados: llevamos unos cuantos escándalos alimentarios a nuestras espaldas y abunda la gente convencida de que los pollos están hormonados por sistema; nos mosquea la simple presencia de los intermediarios - esos “malvados” que pagan cuatro duros al agricultor y a ti te cobran 50 – quizás porque no tenemos claro cómo está montado todo este “tinglado alimentario”; nuestra conciencia ecológica es ligeramente mayor y los productos “bio” ya no son cosa de hippies; a los que nos va la moda de la gastronomía hemos acabado descubriendo que las grandes superficies no suelen ser el mejor lugar para comprar alimento fresco. Lo bueno es que se han ido desarrollando alternativas en las que los agricultores y ganaderos son ahora los protagonistas de la historia, vendedores orgullosos y directamente responsables del producto que ofrecen. 
Evidentemente las grandes superficies no se quieren quedar atrás, aunque a veces les falte un poco de coherencia (esa manía de fijarse en la etiquetas…).



Tenemos los Mercados promovidos y atendidos por los mismos productores, que suelen ofrecer producción ecológica, artesanal y/o local. En España constituyen iniciativas recientes y más bien escasas, por lo menos que yo conozca. Qué envidia me dio cuando visité un “Farmers’ Market” en Canada y descubrir que están mucho más extendidos en Estados Unidos, Reino Unido, Francia…En países en vías de desarrollo, los mercados locales evidentemente también son “Farmers’ Market”, aunque sin tanta parafernalia. 
 Verdura con una pinta estupenda a la venta en el St Jacobs Farmers’ Market, en Waterloo, Ontario.

Hay también personas que se organizan en Grupos de consumo para comprar alimentos que cumplan una serie de criterios - proximidad, ecológicos, mejores precios, etc. Realizan pedidos periódicos a agricultores y ganaderos generalmente locales, que entregan sus productos en un local o punto común, donde los miembros del grupo reparten la compra entre sus miembros. En esta página se pueden encontrar grupos de consumo de productos ecológicos en toda España

Para los que siguen sin tener tiempo o sin demasiadas ganas de interacción social, en Internet encontramos una oferta cada día más numerosa: naranjas, productos ecológicos, locales, gourmets,….. No olvidar tampoco el lavado de cara en algunos mercados de abastos de toda la vida para convertirlos en “gastromercados”: tenemos la Boquería en Barcelona como referente y los renovados Mercados de San Miguel, San Antón y San Ildefonso en Madrid.


El Mercado Central de Valencia es un espectáculo en sí mismo.
Por otra parte, la venta directa en la granja permite no solo conocer al productor sino ver como realiza su trabajo (bueno, lo que él te deje). Es poco práctica para el día a día, pero ofrece unas posibilidades educativas y para el “agroturismo” tremendas. Por lo que se, está poco extendida en España quizás por la propia idiosincrasia de los agricultores españoles, más dados a la opción de vender toda su producción a un tercero que a ampliar su negocio; supone complicarse la existencia y lidiar con una normativa sanitaria en algunos casos demasiado exigente con pequeños productores.

La moda “local” también ha llegado a la restauración. Cada vez más cocineros de prestigio se tienen su huertecillo al lado de la cocina o establecen acuerdos en exclusiva con productores locales. Aquí cabría  el movimiento “Slow Food”, la gastrobotánica del chef Rodrigo de la Calle o la apuesta de la cadena Makro, Alma Makro, para apoyar a pequeños productores locales.

Y por ultimo los niños, una audiencia cautiva y agradecida a la que se puede inculcar las bondades de la comida sana, equilibrada, hecha con alimentos realmente frescos y ya de paso enseñarles algo del origen de esos alimentos. Así lo ha debido de entender la Unión Europea al lanzar dos programas: el “School Milk Scheme” que distribuye productos lácteos en las escuelas y el “School Fruit Scheme” que cofinancia la distribución de frutas y hortalizas en comedores escolares.

Vaca y ternero de la raza “Berrendo en colorado”, alimentados en base a leche y pastos y viviendo en un entorno incomparable. Todo ideal si no fuera por las dificultades que tienen los pequeños productores para dar salida comercial a estos productos. Fuente: Berrendo de Lanzahita.

Bueno, ahí lo dejo, espero que os haya resultado interesante. Ya me gustaría a mi contaros todas las iniciativas de este tipo, grandes o pequeñas, que haya en España, como apenas conozco alguna ¡¡ toda información es bienvenida!!.

Actualización (enero 2017): en la ciudad de Madrid tenemos ya otro mercado bien asentado, es el "Mercado de Productores", y puedes visitarlo el tercer fin de Semana de cada mes en el recinto de Matadero (zona de Arganzuela, metro Legazpi). Más pequeñito y en la línea de los gastro-mercados está "La Buena Vida", cerca del CaixaForum (Paseo del Prado).




Otras entradas que te podrían interesar:





Artículos relacionados

DE VUELTA AL MERCADO
4 / 5
Oleh

Subscribe via email

Like the post above? Please subscribe to the latest posts directly via email.

4 comentarios

Tulis comentarios
avatar
16 de mayo de 2013, 3:15

Muy interesante, acabo de descubrir el blog.
Saludos:
Javi

Reply
avatar
20 de mayo de 2013, 14:03

Muchas gracias. Me alegro de que te resulte interesante, porque es lo que intento cada vez que abordo un tema.

Un saludo.

Reply
avatar
Anónimo
18 de junio de 2013, 18:39

Es verdad que la producción local tiende cada vez más a establecerse en los mercados. Hay empresas que cada vez más apuestan por trabajar directamente con agricultores en campo y dejar a un lado la manipulación y los intermediarios. Así les pueden pagar más precio a los agricultores y el producto es "menos tratado", ya que el paso por la central de manipulado se lo saltan.
He podido investigar algunas paginas webs con este tipo de venta de productos hortícolas y una me ha interesado, ya que se dedican a la venta de productos mediterráneos y también de productos étnicos muy demandados por la población asiática.
Os dejo el enlace por si os interesa:
http://www.naturinda.com/

Reply
avatar
19 de junio de 2013, 13:55

Ojalá que se vaya afinazando la cultura del mercado y de apreciar los alimentos de origen local, como ocurre en otros países. Poco a poco van surgiendo iniciativas y en este interesante artículo hablan a fondo de ello.

http://www.qcom.es/v_portal/informacion/informacionver.asp?cod=24659&te&idage&vap=0&codrel=3660&usm=%24|%24idusuencrip#lightbox[24659]/1/

Dos ideas que se me han quedado: en España falta el apoyo de las instituciones y aunque se venda por internet, no hay que descuidar el trato humano.

Un saludo,

Reply