jueves, 5 de octubre de 2017

DESCUBRE LAS CINCO DIFERENCIAS ENTRE UN COCHE Y UN TRACTOR

Entrada cortesía de Heliodoro Catalán, nuestro "vecino bloguero", autor de Mas que máquinas agrícolas. Nadie mejor que el para explicar cómo funcionan los tractores y otras máquinas del campo.
Ni es Maserati, ni tampoco Ferrari, pero vale lo mismo que ellos o incluso más... Estamos hablando de un moderno tractor agrícola.

Este es el tractor. Si nuestro new Holland se te queda pequeño puedes ver aquí algunas fotos de tractores muy, muy, muy grandes
El tractor agrícola es un gran desconocido. Muchos pensarán que como trabajan en el campo son vehículos muy grandes y muy pesados sin gran tecnología… Un gran error porque es cierto que son muy grandes y muy pesados, pero llevan tanta tecnología que abrumarían a cualquier coche de calle.


A lo mejor te gusta este vídeo en el cual se ve como periodistas de revistas especializadas de coche prueban un tractor y sus experiencias:


Lo mejor para que podamos comparar entre un coche y un tractor es elegir entre dos modelos convencionales.

Ni elegimos un Ferrari ni tampoco un súper tractor. Nos quedamos con dos modelos “de calle”, normales, sin grandes alardes. Lo que sería el tractor y el coche “familiar”, sin grandes lujos ni grandes potencias. Concretamente he elegido un Seat Ibiza Xcellence y un New Holland T5 ElectroCommand.

Y este es el coche.

1. El motor
 

Son muy diferentes, para empezar los combustibles. Mientras un coche suele llevar motor a gasolina, aunque también de gasoil, en cambio en el tractor solo se montan motores de gasoil.
 

Pero la gran diferencia está en el tamaño. El motor de un coche es muy pequeño comparado con el de un tractor, y sobre todo mucho menos pesado.
 

El motor del coche que hemos elegido cubica (eso es lo que cabe dentro de sus cilindros) 1 litro. Es decir, en cada uno de los cilindros que tiene el motor de este coche cabe un bote (o un botellín 25 cl) de refresco. Juntando el contenido de los cuatro cilindros llenarías una botella de litro.
 

En el caso del tractor elegido, su motor también tiene 4 cilindros, pero estos tienen un volumen de 3.4 l cada uno. Es decir casi 3,5 veces el motor del coche.
 

2. La potencia
 

La potencia es la fuerza de un motor. Los dos motores elegidos tienen casi la misma potencia pues el Ibiza posee 95 CV (caballos) de potencia y el tractor 99 CV. Sin embargo la potencia la usan para cosas muy diferentes.
Mientras que el tractor la usa para realizar diversos trabajos, como arar la tierra o llevar un remolque cargado de trigo, el coche la usa para ir muy rápido por la carretera.
 

3. La transmisión
 

La transmisión es el sistema del vehículo para llevar el movimiento desde el motor hasta las ruedas. Para los que conducimos coches no automáticos, cada vez que queremos cambiar de marcha pisamos el embrague y movemos la palanca de cambios. Para los no motorizados, justo esa palanca que va entre ambos asientos delanteros.
 

Mientras que en un coche lo normal es tener 4, 5 o 6 velocidades (verás que en carretera el conductor apenas toca esa palanca) en un tractor el número de velocidades es mucho mayor y además apenas no llevan palancas; los cambios se hacen con botones, porque hay tantas velocidades que con una palanca no se puede hacer.
 

Los mandos de un tractor antiguo son relativamente sencillos. Con una palanca situada a la izquierda se seleccionan marchas cortas (I), marchas largas (II) o marcha atrás (R). Con otra situada a la derecha se seleccionan las velocidades: las blancas para las marchas cortas y marcha atrás, y las amarillas para las marchas largas. Como veis, un tractor tiene más posibilidades.

Consola de mandos Command Arc de nuestro tractor. Ya la cosa se complica un poco. Fuente.
 
El Seat Ibiza lleva 5 velocidades hacia delante y 1 hacia atrás. El New Holland lleva ¡32 hacia delante y 32 hacia atrás! Seguro que te estás preguntando ¿y para qué tantas? Bueno pues no es porque el tractor corra mucho, todo lo contrario, lleva tantas velocidades porque para trabajar en el campo, según la labor que realices debes ir a una velocidad muy concreta. Por ejemplo, seleccionando la primera velocidad del grupo más corto, que es la velocidad o marcha más corta, la velocidad máxima que alcanzará el tractor, pisando el acelerador a fondo, son 0,28 km/h.
 

Luego la velocidad máxima del coche es de unos 150 km/h (aunque la ley no deja ir a más de 120 km/h por autopista) mientras que en el tractor la velocidad máxima es de 40 km/h
 

4. El peso
 

También aquí hay mucha diferencia. El tractor debe pesar mucho porque cuando más peso más poder tiene para tirar del remolque o del apero que lleve detrás. Fíjate en una cosa, un tractor tira más en función de lo que pese no en función de su potencia. Por eso un tractor es bueno que pese mucho, mientras que los ingenieros de coches se pasan meses pensando soluciones para que su coche pese cada vez menos. Por ejemplo, en un coche se usan los chasis de aluminio para aligerarlos, en cambio en un tractor se ponen contrapesos en el morro, en las ruedas… donde se puede para que pese más y más.
 

Fíjate que mientras el Ibiza solo pesa unos 900 kg, el tractor T5 tiene un peso mínimo de 4.550 kg pero el máximo es de 8000 kg
 

Los contrapesos son esa especie de pesas que lleva el tractor. Fuente: Twin's Farm
 
5. Las ruedas y los neumáticos
 

Quizá cuando miras un tractor lo que más te llama la atención es el tamaño de los neumáticos.
 

Para empezar el tractor tiene tracción en las 4 ruedas. Es decir las 4 ruedas reciben el movimiento del motor y tiran del tractor. En nuestro Seat Ibiza solo tienen movimiento las ruedas delanteras. Es decir si levantas el coche y lo dejas suspendido en el aire y aceleras verás como solo se mueven las ruedas delanteras, las traseras solo van arrastradas. En el tractor no ocurre así y se mueven las cuatro.
 

Además, los neumáticos de un coche suelen ser lisos, con un pequeño dibujo para eliminar el agua en el caso de que la calzada esté mojada. Los neumáticos de los tractores llevan unos tacos de goma que se hincan en el suelo para poder hacer más esfuerzo. Es como las botas de los futbolistas que juegan sobre césped. Si las has visto, verás que llevan clavos para agarrarse bien al césped y no escurrirse. Pues igual trabaja el neumático de un tractor.
 

Y sobre el tamaño ¡qué vamos a decir!, el neumático de un coche mide de diámetro cerca de medio metro y sin embargo el neumático trasero de un tractor medio como el nuestro T5 es tan alto como un hombre.

¿Y por qué vale tanto un tractor?
Pues porque es un producto con mucha tecnología. El tractor agrícola reúne actualmente tanta tecnología que abruma cuando el que lo observa es una persona ajena al mundo de la mecanización agraria.
El Seat Ibiza 1.0 TSI de 95 CV Xcellence cuesta 15.220€. Sin embargo el tractor New Holland T5 EC ronda los 48.000€, es decir 3,2 veces más que el coche o lo que es lo mismo por el valor de ese tractor te puedes comprar tres Ibizas y todavía te sobrarían 2.300 € para ti.

Otras entradas que te podrían interesar:

En TRACTORES PARA DUMMIES cuento las distintas labores que puede realizar un tractor. ¡ Hasta parado puede estar trabajando !. 

Parece de ciencia ficción pero hoy en dia hay tractores que se conducen por vía satélite. Te lo cuento en DE TRACTORES Y SATÉLITES.

jueves, 28 de septiembre de 2017

ABECEAGRARIO: GRANADA

Toca la letra G, están ahora en plena temporada, en España se nos da muy bien producirlas e incluso hemos celebrado recientemente el IV Congreso Internacional de la Granada.

Así que tenemos motivos de sobra para hablar de ese fruto sabroso y peculiar, tan metido en nuestra cultura que lo mismo da nombre a una ciudad que a una operación policial contra la corrupción: LA GRANADA
Ahí van dos palabros raros que lo mismo te sirven para ganar al Trivial. El fruto de la granada se denomina botánicamente "balausta" y esas dichosas laminillas amarillentas que se pegan a los granos, se llaman "tastanas".
 Una fruta muy simbólica

La granada es la fruta del granado (Punica granatum), un arbolito originario de las regiones áridas de Oriente Próximo y Asia occidental. Se cree que los cartagineses introdujeron el granado en la región mediterránea a raíz de las guerras púnicas, de ahí su nombre. Sin embargo, fueron los árabes los que la introdujeron en España.  
 
La granada es considerada un símbolo del amor y de la fecundidad para muchas culturas. Está presente en el mito griego de Perséfone, que explica el origen de las estaciones. Se considera también uno de los árboles «bíblicos», junto con la vid, el olivo o la palmera, y también se cita en el Talmud y el Corán. 

La granada es un elemento decorativo característico de la cerámica de Fajalauza, de origen morisco.
¿Sabías que hay tres tipos de granado: las variedades silvestres, las de jardinería y las cultivadas ? las silvestres tienden a ser arbustos espinosos, con frutos pequeños y de semillas ácidas. Las de jardinería son también pequeñas y producen muchas flores muy vistosas. Las cultivadas son más grandes, y dan frutos grandes con semillas dulces.
El cultivo del granado

El granado es un árbol relativamente fácil de cultivar. No le gusta mucho el frio, por lo que se desarrolla mejor en zonas con clima tropical o subtropical. En ellas se obtienen los mejores frutos, ya que hace calor justo cuando están madurando, que es lo que necesitan las granadas.
 

No es especialmente exigente en cuanto a suelos, aunque los prefiere húmedos y profundos. De todas maneras, como buen árbol originario de zonas calurosas tolera la sequía y medra bien en suelos difíciles (por salinidad, clorosis férrica o caliza activa) e incluso hace innecesario recurrir a injertos

Al ser poco exigente ha podido viajar a distintas regiones de Europa, Asia y América. Así, tenemos cultivos de granada en Afganistán e Irán, sus lugares de origen, con variedades especialmente perfumadas y sabrosas, y cultivos más modernos e intensivos en Israel, Brasil y California. 

En España se empezó a cultivar la granada en serio en el siglo XIX, y actualmente estamos entre los principales productores del mundo y somos el mayor exportador europeo. Principalmente se produce en Alicante, Murcia y Andalucía.  
Plantación de granados en Albatera (Alicante).
Fuente: Philmarin - Own work, CC BY-SA 3.0.
 La mayor parte de nuestra producción se destina al consumo en fresco y a la exportación (alrededor del 70%). Del 30% restante que nos quedamos, sólo una pequeña parte se destina a hacer zumos.

Granadas para comer y para beber

En el mundo se han descrito más de 500 variedades de granados que se pueden clasificar por diversos criterios; quizás los dos más importantes sean la acidez de los granos y por la dureza de las semillas o "piñones" contenidas en los granos. 

En España tenemos dos importantes variedades de gran calidad para consumo en fresco, las "Mollares" y las "Valencianas". Las "Mollares" se recolectan desde mediados de septiembre hasta primeros de noviembre. Las "Valencianas" son más tempranas, se recolectan desde mediados de agosto hasta finales de septiembre. Aunque son peores que las mollares se pagan mejor por ser las primeras de la temporada, igual que ocurre con las brevas.

La granada mollar de Elche tiene Denominación de origen. Es una variedad propia de la zona, mejorada durante años por los agricultores. El color de la cáscara varía desde el amarillo crema al rojo y sus granos tienen un intenso color rubí debido en parte a la restricción de agua al final de la maduración. Fuente: DOP Granada Mollar de Elche - Trabajo propio, CC BY-SA 4.0,
 También se cultiva la variedad Wonderful que, aunque minoritaria en España, es una de las más cultivadas en el mundo y se destina a la obtención de zumos, ya que es de granos agrio o agridulde y de piñón duro.

Lo que hay que saber para comer una buena granada

1. Cuándo comprarla
 

Es una fruta típica de temporada, y esta dura poco. Aunque algunas variedades tempranas y tardías se recolectan en agosto y diciembre, la granada está en su mejor momento desde mediados de septiembre hasta mediados de noviembre.

¿Sabías que las granadas no se recolectan todas de una vez? Al ser la floración escalonada, los frutos no maduran todos a la vez, y resulta necesario dar dos o tres pases.

La granada se debe recolectar antes de que madure completamente, si se deja demasiado tiempo en el árbol acaba rajándose y abriéndose. También se pueden abrir antes de tiempo por desequilibrios hídricos. Fuente: dfespi.

2. El aspecto
 

La granada ideal tiene la piel dura y tersa, de color vivo y con matices marrones. La presencia de grietas de crecimiento o grandes manchas oscuras delatan una insolación excesiva, también llamada "albardado", que provoca un sabor agrio de los granos que se sitúan justo debajo. Las arrugas en la piel indican una recolección demasiado temprana o que el fruto es "viejo" y empieza a perder agua.
 

3. Cómo conservarla
 

Su gruesa piel es su mejor envase. Permite que resistan bien durante el transporte y almacenarlas durante bastante tiempo. De todas maneras, si nos hemos hecho con unas buenas granadas no vamos a estropearlas: se pueden mantener a temperatura ambiente durante varios días, pero si no las vamos a consumir inmediatamente, mejor guardarlas en el frigorífico, para alargar su vida útil unas tres semanas. Eso sí, cuidado con el frio, no olvides que son frutas tirando a tropicales y el frio en exceso no les sienta bien.
 

4. Y ¡ A comer !
 

Hay varias maneras de sacar las pepitas de la granada, a mi la que mejor me funciona es esta.
El 'brécol' de las frutas
 

A la granada se le conocen desde muy antiguo diversas propiedades medicinales: para problemas digestivos, para combatir lombrices intestinales y por sus propiedades antisépticas y antiinflamatorias. La ciencia actual ha identificado y ha aprendido a utilizar todas las sustancias responsable de esas propiedades: taninos, antocianinas y antioxidantes fenólicos que están presentes en la cáscara, los frutos y sus semillas, e incluso en la raíz del árbol.
¿Sabías que la corteza es tan rica en taninos que en otros tiempos se utilizaba para curtir cuero? 
De las flores y la cáscara del fruto se obtiene un tinte rojo. Fuente: Habib M’henni / Wikimedia Commons - Trabajo propio, CC BY-SA 3.0,

Pero últimamente parece que la granada es la "superfruta" de moda, elevada a los altares de la "supernutrición" junto a un colega de la huerta, el brécol. Hasta tal punto que su sola presencia en batidos, bebidas o menjunjes "detox" varios, justifica que estos te cuesten dos y tres veces más que una sencilla granada.

Si consideramos además que no es necesario atiborrarnos a diario de antioxidantes ni vitaminas, y que la inmensa mayoría de los productos comercializados de este estilo se elaboran a partir de zumos de granada concentrados a granel, producidos a miles de kilómetros, yo casi que te aconsejaría que si te apetece tomar granada, tómatela fresca y aprovecha ahora que están de temporada, tu salud, tu bolsillo y tu paladar te lo agradecerán.

 
Ah, se me olvidaba. En inglés se dice pomegranate

Otras entradas que te podrían interesar:

¿Que que es un injerto y para qué sirve?, aquí te lo explico: ABECEAGRARIO: INJERTO 

La granada es una fruta no climatérica, ¿y eso que es?. Consúltalo en ABECEAGRARIO: MADURACIÓN, que te va a interesar.

Otras frutas y verduras con las que conviene usar la nevera con cuidado son el aguacate, el mango o el tomate. En DESCUBRIENDO EL MANGO , TIEMPO DE AGUACATES y UNA CONVERSACION ENTRE DOS TOMATES podrás saber más sobre ellas.

martes, 19 de septiembre de 2017

LA AGRICULTURA EN FRANCIA ES OTRA COSA

La feria SPACE cumple 30 años. Pero... ¿qué es la SPACE?... pues la segunda feria ganadera más grande de Europa, después de la Eurotier de Hannover. Su nombre corresponde a las iniciales de "Salon de la Production Agricole, Carrefour Européen" (Salón de la Producción Agrícola, cruce de caminos europeo), aunque quizás es más revelador el sobrenombre que utilizan: "la feria internacional de las producciones animales".
 

Os cuento esto porque nos han invitado a visitarla con motivo de su 30 aniversario, y he visto cosas que me han gustado y me gustaría compartir con todos vosotros.
 

En las ferias dedicadas al consumidor, los expositores regalan bolsas para la compra, grandes y vistosas; Aquí regalaban cubos, y no pequeños. Fuente: Servicio de prensa de SPACE.
 
1. Es una feria de negocios dedicada al ganadero profesional.
 

Aquí encuentra una gran cantidad y variedad de propuestas comerciales y sobre todo las últimas innovaciones en materia de ganadería (especialmente la intensiva, que es donde hay más margen para innovar) que es lo que más valoran los visitantes.
 

Robot asistente en naves avícolas que se desplaza por el suelo realizando distintas tareas.
 El recinto ferial de Rennes, en la región de la Bretaña, acoge a más de 1440 expositores ( 500 internacionales de 41 países distintos), de muy diversos sectores: nutrición animal, genética, equipamientos, maquinaria específica, sanidad, tratamiento de residuos... de manera que tanto ganaderos franceses como de otras partes del mundo (África occidental, Irán, Rusia, Argelia, India, Canadá...) pueden encontrar la respuesta a sus necesidades.

Pero la feria no ofrece sólo innovación y negocio, también es un espacio para descubrir qué están haciendo otras personas. Se podría ver como un foro en el que se puede asistir a conferencias y coloquios, conocer los resultados del trabajo de institutos técnicos y de investigación e incluso visitar granjas del entorno para ver cómo trabajan los ganaderos de la región de Bretaña, la líder en producción agropecuaria de Francia.
 

Yo aproveché para ver una de gallinas ponedoras y una de ellas parece que quería venirse con nosotros.
 En definitiva, una feria que permite a sus visitantes ver "qué se cuece" en el sector, ofreciendo una visión global y de las tendencias de futuro en las distintas facetas de las producciones ganaderas. Es una feria para el ganadero que quiere ir más allá , el que no se conforma con seguir con lo que se ha hecho " toda la vida". Para mostrar la agricultura al urbanita ya está el SIA de París, en SPACE los visitantes vienen a hacer negocios y contactos de martes a viernes.

Y para los que todavía no están en este mundillo pero quisieran estarlo, SPACE también ayuda a encontrar empleo, ya sea ofreciendo vacantes u organizando "Job-datings". Fuente: Servicio de prensa de SPACE.
2. En Francia, agricultores y ganaderos se hacen notar.

Francia es la primera potencia agrícola y posee una de las mayores cabañas ganaderas en la Unión Europea. Es también el segundo mayor exportador de todo el mundo de productos alimentarios, gracias en parte a una importante industria agroalimentaria. 

 "El ganado, una riqueza para Francia"

Con semejante currículo es normal que agricultores y ganaderos franceses saquen pecho y sientan que son importantes. Tienen también detrás un amplio tejido de cooperativas bien organizadas, que no sólo han contribuido a la modernización de la agricultura francesa sino que se han hecho un importante hueco tanto en el mercado agroalimentario de este país como en el internacional. Supongo que también ayuda mucho el tener unos sindicatos agrícolas fuertes, capaces de unirse en una confederación nacional con el suficiente poder como para influir en las políticas agrarias europeas o para llenar París de tractores.

El papel del agricultor es lo suficientemente relevante como para que acudan figuras importantes de la política estatal a SPACE u otras ferias importantes agrarias como SIA o Sommet de l'elevage. Habitualmente acude el mismo presidente de la República o el ministro en su defecto, como ha ocurrido este año, en el que Macron ha tenido que viajar a San Martín para apoyar a sus paisanos afectados por el huracán Irma.
La misma gran superficie que nos trae miles de productos franceses allí vende algunos, pero solo algunos, españoles.
De todas maneras, en todos lados cuecen habas y el campo francés no ha resultado inmune a la crisis: hace un tiempo era noticia la alta tasa de suicidios de granjeros que veían como malamente podían vivir con los escasos márgenes de beneficio que obtenían tras un trabajo duro, y mucho menos hacer frente a los préstamos por las inversiones hechas en sus explotaciones. 

3. En Francia todavía se valora la buena comida
 

Y agricultores y ganaderos tienen mucho que decir, y hacer, al respecto. Es de agradecer que los que mandan te hagan caso, pero quizás sea más importante que la gente compre tus productos; sobre todo si el precio es razonable para ambas partes.
 

He podido comprobar, y disfrutar, cómo se valoran los alimentos y la buena comida. Y como la población quiere saber más acerca de quienes los producen y cómo lo hacen; ya no se busca sólo el sabor o el "terroir", también importa el respeto al medio ambiente, el bienestar animal y la seguridad alimentaria.
Cartel de un restaurante visto en la feria.
 Un instrumento útil, aunque algo engorroso , son las indicaciones de calidad: la francesa AOC (Appellation d'Origine Contrôlée) y las europeas AOP (lo que nosotros llamamos DOP) e IGP. Otras iniciativas en esa línea pero más ambiciosas son la asociación "Bleu blanc cœur" (Corazón azul y blanco) o la marca de leche "C’est qui le Patron" (¿Quien es el jefe?). 


La carne de cordero alimentado con pastos salados (Pré - salé) en la comarca de Mont Sant Michel es un buen ejemplo de todo esto.

En resumen, nuestros vecinos han dado con una buena receta, cuyos ingredientes -
Profesionalidad + innovación + organización +reconocimiento institucional + reconocimiento del consumidor - cocinados a fuego lento, han dado un resultado francamente apetecible. Sería interesante ver cómo se puede adaptar esta receta en España.


Otras entradas que te podrían interesar:

La he mencionado dos veces en el texto y en VISTAS AL CAMPO DESDE PARÍS hablo de la SIA, otra feria muy importante pero enfocada al urbanita medio.
Y ya que estamos de ferias europeas, cómo no hablar de la SEMANA VERDE DE BERLIN, aunque más que de agricultura es de alimentación.
¿Te lías con las denominaciones de origen? En esta entrada te lo explico . EL JUEGO DE LAS DIFERENCIAS ENTRE DOP E IGP EXPLICADO CON LEGUMBRES

domingo, 10 de septiembre de 2017

ME IMPORTA UN BLEDO

"Francamente, querida, me importa un bledo" le contestaba Rhett Butler a Scarlett O’Hara al final de la película "Lo que el viento se llevó" cuando Scarlett le pregunta a Rhett qué sería de ella si el le abandonaba.
 

Para el castellanohablante medio un bledo es algo poco importante, insignificante, de poco o ningún valor. Esta misma expresión se puede utilizar con otros vegetales, como el pepino, el comino o el pimiento, que mal que bien los conocemos. Es más, un gran blog del sector agroalimentario la lleva en su nombre http://me-importa-un-pimiento.chil.org

Pero, ¿qué es un bledo?
 

Pues, así en genérico es una planta de la familia de las amarantáceas, entre las que se encuentran tanto malas hierbas como especies que se han utilizado como fuente de alimento desde tiempos de los aztecas. Originario de Centroamérica, ha conquistado el mundo entero gracias a sus superpoderes de mala hierba.


 

Seguro que os suena la Quinoa, pues que sepáis que es pariente del bledo. Fuente: Markus Hagenlocher / Trabajo propio, CC BY-SA 3.0.
 
El bledo mala-hierba, el Amaranthus retroflexus en nuestro entrono, es una planta que se desarrolla en verano, con el calorcito. Tolera la sequía y responde estupendamente a la abundancia de nutrientes, especialmente el nitrógeno. Para evitar que las plantas cultivadas le hagan sombra, su tallo crece muy rápido en busca del sol, las sobrepasa y asunto solucionado. Produce muchísimas semillas, capaces de germinar en distintas condiciones.
 

Por si fuera poco, no se puede eliminar tirando de ganado porque puede ser tóxico debido a un exceso de nitrógeno en las hojas; y tampoco con herbicidas porque es resistente a algunos de ellos con diferentes modos de acción, glifosato incluido.

En definitiva, un verdadero quebradero de cabeza para los agricultores. Si será "cochina" esta mala hierba que los ingleses le llaman pigweed.

Así, tan chiquitita, parece hasta inofensiva
Fuente: Bruce Ackley, The Ohio State University, Bugwood.org

Hasta que decide ponerse a crecer
Fuente: Rebekah D. Wallace, University of Georgia, Bugwood.org


¿Y qué ocurre con los bledos?
 

La versión original en inglés de la famosa frase es "Frankly, my dear, I don't give a damn". Traducido es nuestro "me importa un bledo" aunque en inglés suena algo más fuerte.
 

Y es que literalmente "damn" significa "maldición", y los bledos están empezando a convertirse en una maldición para los agricultores de algunos estados sureños norteamericanos, donde se ha llegado incluso a cometer un asesinato por su culpa.

Sería mejor decir que una especie de bledo, Amaranthus palmeri, está en el origen de una lucha entre malas hierbas y herbicidas que ha acabado derivando en un enfrentamiento entre agricultores. Y, para complicar más aún las cosas, los cultivos transgénicos de soja y algodón aparecen como personajes de esta historia.
 

Un bledo planeando su próxima invasión.
Fuente: Howard F. Schwartz, Colorado State University, Bugwood.org

Como ya he dicho el amaranto es una mala hierba que puede llegar a ser muy dañina, especialmente en cultivos de verano de tamaño medio como la soja o el algodón, e incluso en el maíz. Allá por los noventa se crearon las primeras semillas transgénicas de estos cultivos, resistentes al glifosato. Se utilizó con tanta alegría que el amaranto tardó relativamente poco en hacerse resistente a esta sustancia.
 ¿Sabías que el "bledo de Palmer" puede provocar pérdidas en las cosechas de hasta un 91% en maíz y 79% en soja?
Pero las compañías de agroquímicos (Monsanto y BASF en concreto) disponían de un arma alternativa para acabar con el díscolo bledo, el herbicida Dicamba; pero tenía un problemilla, se evaporaba con rapidez y se dispersaba con una tremenda facilidad en el aire, causando graves daños a la vegetación de los alrededores (se estimó que es 75-400 veces más peligroso para plantas no objetivo que el glifosato). 

Pero, para muchos el problema gordo estaba en que la soja convencional es particularmente sensible a su acción, incluso a muy pequeñas concentraciones. Se desarrollaron entonces variedades transgénicas tolerantes al Dicamba a la vez que se trabajaba en una nueva versión del herbicida que no diera tantos problemas.
 

Aquí es donde entran la naturaleza humana. Las semillas se pusieron a la venta antes de que las autoridades dieran vía libre al uso del herbicida que venía en el pack (si, a mi me parece también un sinsentido). El caso es que el bledo seguía haciendo de las suyas, y algunos agricultores que habían invertido mucho dinero en la nueva soja transgénica veían cómo esta planta amenazaba con arruinarles la cosecha. Y desoyendo la advertencia de la casa de semillas y productora del herbicida, decidieron recurrir a la versión antigua del Dicamba, aunque fuera ilegal su uso.  

Y así comenzaron los problemas entre agricultores, que llevaron al asesinato de uno de ellos. Lo que antes se solucionaba de palabra y con pequeñas indemnizaciones entre vecinos, ahora quedaba sin arreglo, ya que una de las partes sabía que estaba haciendo algo ilegal. Se estaba larvando un conflicto en el que los agricultores sólo podían elegir entre dos bandos: los que utilizaban el producto y los afectados por el. 


Plantas de soja afectada por el herbicida Dicamba. Fuente: Universidad de Arkansas.
  
A pesar de las quejas que ya iban llegando y de las advertencias de algunos científicos, varios grupos de presión consiguieron que la EPA (la agencia ambiental estadounidense) aprobara cuanto antes la versión nueva del Dicamba argumentando que los agricultores lo necesitaban desesperadamente para controlar todas esas malas hierbas que el glifosato ya no era capaz de eliminar. Pero como resulta que las prisas son malas consejeras y poderoso caballero es 'Don Dinero', este nuevo Dicamba, aun siendo casi tan malo como el anterior, ya se puede utilizar.

 

Y vaya si se ha utilizado. Según estimaciones ha dañado más de 3.1 millones de acres (12.545 km cuadrados) de soja convencional en al menos 16 estados, algunos de ellos importantes productores de soja. Tanto, que el pasado julio Arkansas prohibió la aplicación del herbicida en lo que quedaba de campaña y aumento las multas por uso ilegal. Missouri y Tennessee han endurecido las normas de uso y varios estados se han quejado a la EPA. Esta incluso ha admitido que se está considerando retirarlo del mercado, lo cual no sería mala idea considerando que ya hay indicios de que el bledo lo ha vuelto a conseguir, ya se han detectado posibles individuos resistentes al Dicamba.


Bledo en un cultivo de soja, dispuesto a resistir  «¡Después de este bañito de herbicida, mañana será otro día!». Fuente: Andrea Morales para el Washington Post.

Y esto es todo, amigos. Así están las cosas. La próxima vez que pronunciéis la frasecita acordaos de la que puede liar un simple bledo.
 

Otras entradas que te podrían interesar:
 

DICHOSAS HIERBAS

¿CUÁLES SON LOS PRINCIPALES CULTIVOS TRANSGÉNICOS?